viernes, 24 de enero de 2014

VIVIENDA SOCIAL INTRA-URBANA SUSTENTABLE


Ya desde hace varios años ha estado en la mesa de discusión de las ciudades: cómo resolver el acelerado y desordenado proceso de urbanización con la consecuente expansión del territorio no planeado y el incremento de población, generándose en el debate respuestas y discursos que muchas ciudades han comenzando a implementar como parte de sus políticas de ocupación y uso del suelo, sin embargo muchas otras aun no.
La realidad es que se puede demorar más, pero las proyecciones indican que para el año 2030 la población mundial que vivirá en las ciudades (población urbana mundial) superará en más del 60%, respecto del 40% que vivirá en el medio rural (Banco Mundial). Otra realidad más es que serán las ciudades medias, como Colima, las que recibirán toda esta población, trayendo con ello necesidades de movilidad, equipamiento, infraestructura, servicios, educación y por supuesto vivienda, por lo que las respuestas no tardarán en ser demandadas por la ciudadanía.

Sin embargo ¿cómo dar respuestas sin permitir que los graves problemas que nuestras ciudades sufren hoy, se incrementen en un futuro? ¿Cómo generar vivienda que no busque la expansión urbana, que esté conectada y que mejore la calidad de vida? 
Mucho ha sido criticado el modelo de vivienda social implementado durante la última década en México, debido a decisiones como su ubicación, pues al generar suelo urbano accesible económicamente para los desarrolladores en las afueras de la ciudad, se agravaron los problemas de movilidad, se incrementó la falta de acceso a servicios públicos y seguridad; y  se acentuaron con ello fenómenos urbanos como la marginación, la segregación y la expansión urbana, repercutiendo en la calidad de vida del ciudadano. Hoy en día lo mejor no es quedarnos en la crítica de este modelo, que si bien no brindó las mejores soluciones, seguro sí fue la respuesta posible brindada en ese momento. Lo verdaderamente importante es qué hacer para revertir este escenario y qué políticas de uso de suelo es necesario implementar para no seguir alimentando el problema. 

FIVS 5
Fue éste el marco de trabajo e intercambio de ideas en el que se llevó a cabo el Quinto Foro Internacional de Vivienda Sustentable (FIVS 5) en la Ciudad de Mérida Yucatán: Vivienda Social Intraurbana, realizado por el INFONAVIT los días 25, 26 y 27 de noviembre de 2013 y en el que el Instituto de Planeación para el Municipio de Colima pudo participar. Durante el evento en el que se presentaron expertos internacionales y nacionales en la implementación de políticas de viviendas en el mundo, se abordó el tema de la vivienda social intraurbana, como respuesta a los fenómenos urbanos que el actual modelo de ciudad ha dejado, en donde los vacíos urbanos que existen al interior de la ciudad, y que cuentan con la infraestructura y servicios, son aprovechados para la generación de vivienda social, bajo esquemas de mayor densidad, conectividad y mezcla de usos. Aun cuando este discurso ya ha estado en las mesas técnicas durante los últimos años, y si bien es cierto, ha escalado otras esferas políticas en los gobiernos, impaciento en la actual política de vivienda, en esta ocasión el 5º FIVS profundizó un poco más buscando definir ¿qué tipo de densidades? ¿qué tipo de mezclas? ¿qué tipo de conexiones? y ¿qué tipo de vivienda? son las necesarias para qué tipo de ciudad.

Durante el evento fue valiosa la presentación de la experiencia de Chile, que ha logrado la implementación de una política de vivienda sustentable. El arquitecto chileno Alejandro Aravena, reflexionó en torno a cinco principios de diseño necesarios establecer dentro del desarrollo de vivienda social sustentable: 1) Localización, 2) Esquema urbano, 3) Sistema estructural para el tamaño final de la vivienda, 4) Núcleos de servicios en la vivienda, y 5) ADN de clase media (es decir hacer que el espacio de vivienda propicie el desarrollo económico de la familia); pero sobre todo ver a la política de vivienda como una inversión y no como un gasto social. Los primeros dos principios buscan ubicar la vivienda en donde se necesita, cerca de los centros de trabajo y conectada a una red de equipamientos y a un esquema urbano que ya opera; mientras que los otros tres, dan respuesta a la realidad social de quienes adquieren este tipo de viviendas, de  manera que el edificio este preparado estructural y técnicamente para cuando la familia comience el proceso de auto-construcción, implantado en el núcleo familiar la necesidad de escalar y lograr un desarrollo. 
PROYECTO ELEMENTAL EN MONTERREY.
El Ex-presidente de Chile Ricardo Lagos, ponente dentro del foro, vinculó su ponencia con el discurso del Arquitecto Aravena. Expuso cómo implementar una política pública para la vivienda intra-urbana, haciendo referencia también al caso de Chile. Justificó que existe una desigualdad territorial en cada país, en la misma ciudad existen desigualdades, de ahí la importancia de conocer la historia de cada territorio y comunidad, es decir cada política pública trae una herencia necesaria de conocer. En este caso es importante hacer una mirada en retrospectiva al proceso de migración de la población: campo - ciudad ¿a dónde llegan? de ahí es que debe surgir la política de cada territorio, conociendo cuál es la necesidad de suelo e implementando una diferenciación arquitectónica según el territorio. Durante su discurso evidenció la necesidad que tienen nuestros países sobre explorar otras líneas al respecto de la vivienda social, tales como la rehabilitación patrimonial y la movilidad de la vivienda social, es decir escalar entre esquemas de vivienda, pues esta necesidad siempre va a existir, pero es necesario incentivar a que la población busque el desarrollo económico familiar, adquiriendo otro tipo de vivienda y dejando la vivienda social para quienes la demanden; siempre acompañado de la participación ciudadana, estableciendo contacto directo con los habitantes de manera clara y convincente como un aliado técnico que trabaja con ellos en  sus necesidades. 
PROYECTO ELEMENTAL EN MONTERREY.
En conclusión, las respuestas que necesitamos las encontraremos en lo colectivo, por lo que es necesario generar conciencia que no es la respuesta individual la que nos llevará a encontrar soluciones de movilidad, conectividad, servicios y vivienda. Seguir pensando en tener "mi casa, mi carro y mi jardín", llevará al mismo camino ya conocido: expansión urbana, falta de servicios, falta de conectividad y demás. Sin embargo, si pensamos colectivamente en "nuestro transporte, nuestras conexiones, nuestro espacio público", encontraremos respuestas que conduzcan hacia un camino mucho más sustentable.
Sin duda, nuestra ciudad enfrenta el mismo fenómeno, en mayor o menor medida que el resto de la ciudades, entonces ¿Cuáles son los retos sobre vivienda social intraurbana para nuestra ciudad?



Bibliografía


1 comentario:

  1. Excelente presentación de la problemática, una felicitación!! Como conclusión podríamos incluir la cualidad que tienen las ciudades de "estar vivas". Es un reto importante hacer coincidir las mentes y los intereses de particulares cuando la vivienda cambia de ser una necesidad a un producto comercial. Al comprador no se le da la información completa de sus obligaciones ni de sus derechos. Quizás puede ser el inicio de una nueva investigación. Saludos.

    ResponderEliminar