miércoles, 4 de enero de 2012

Un buen lugar para sentarse: La banca, pieza clave en la eficiencia del Espacio Público.



Por Arq. Julieta Castañeda Morán
“Las zonas urbanas que funcionan bien ofrecen muchas oportunidades para sentarse.”1 
La creación del espacio público debe generar un ámbito con los beneficios sociales que espera, que sea interesante y atractivo para los usuarios y que invite a la inter-relación y la apropiación del espacio a través de su infraestructura.  
El mobiliario urbano es la parte esencial de la infraestructura física de apoyo  para el desempeño de las actividades de los habitantes de una comunidad. Es el conjunto de elementos-accesorios que conforman el paisaje de la ciudad y lo que caracteriza e identifica a cada zona. Además de crear identidad, estos elementos contribuyen a propiciar o mejorar la interacción y el contacto personal entre los individuos, es decir, para hacer el espacio público más eficiente, y por lo tanto, disminuir problemas sociales y mejorar la actividad urbana. 

Al evaluar la calidad de un espacio público un aspecto significativo lo determinan los buenos lugares para sentarse. Si existen lugares para sentarse, se invita a los usuarios a disfrutar del espacio, y su estancia en ese espacio puede ser de cierta duración, en función de las condiciones de esos lugares. Si no existen, son escasos o deficientes, la gente pasará de largo. En este sentido, las bancas son el componente urbano destinado para relajarse y ver pasar la vida, y por esto son un elemento importante en el espacio público, porque en ellas convergen los usuarios, se promueve la convivencia y son clave  en la imagen y percepción estética del espacio.
Una banca en condiciones y ergonomía adecuadas ofrece la ocasión para sentarse e interactuar con nuestro entorno, lo que a su vez da pie a la realización de otras actividades atractivas para cualquier espacio público tales como leer, jugar, pasear, andar en bicicleta, patinar, dormir o ver pasar la gente. Actividades urbanas tan trascendentales para la calidad del espacio público que la presencia, mantenimiento (limpieza y pintura), y renovación de estos elementos debe considerarse en el proceso de gestión urbana como un aspecto de fundamental importancia.  
Entendido así, la fisonomía, cantidad, espaciado y estado de conservación de las bancas desempeñan un rol importante y protagónico en la percepción e identidad de cada zona urbana, por lo que es substancial emprender la dotación de un estilo de elemento acorde con el resto de los componentes para crear unidad y armonía en el espacio. 
Pero, ¿Sabes cuántos estilos y en qué condiciones se encuentran las bancas de nuestra ciudad?  
Actualmente en el IPCo estamos preparando un Diagnóstico de Mobiliario Urbano Básico de los Jardines de Colima, con la finalidad de conocer los modelos de bancas, basureros, luminarias y otros elementos que existen en estos espacios públicos. La evaluación nos está permitiendo saber por ejemplo, cuántas bancas, de qué material, qué color, dimensión, estilo o estado de conservación se encuentran en cada uno de los jardines de la ciudad. De esta manera se proporcionará información valiosa para la toma de decisiones cuando se requiera realizar una intervención en estos espacios.
Por ejemplo, ¿Sabías que en el Distrito Norte de Colima (a partir de Av. San Fernando y Av. Camino Real), existen un total de 454 bancas, de las cuales el 98% es de metal, o también que el 76% de ellas es de color blanco? A continuación puedes ver una gráfica que resume el inventario de mobiliario de esta zona.
Diagnóstico de Bancas en Jardines del Distrito Norte de Colima

gráfica

¿Sabías además, que en el Distrito Norte existen 13 modelos de bancas en un total de 25 jardines equipados? Algunos modelos son las siguientes:

bancas


En los jardines hemos evaluado entre otras cosas, las características físicas y el estado de conservación de su mobiliario urbano a partir de un criterio de afectación que determina el tipo de intervención requerido para subsanar el deterioro. Los datos preliminares obtenidos para el caso de las bancas del Distrito Norte son los siguientes:
Blog - Un buen lugar para sentarse_Página_1

Con este ejemplo, podemos darnos cuenta que más del cuarenta por ciento de las bancas de esta zona se encuentran en buen estado, que más de la mitad de ellas necesitan una mano de pintura para recuperar el buen aspecto, o que unas cuantas bancas no son utilizables y habría que sustituirlas por otras. Lo interesante del diagnóstico es que con la información obtenida se puede inferir en el costo del mantenimiento, conservación y renovación del mobiliario existente en este espacio público.
También, si el propósito es fortalecer la identidad e imagen de las distintas zonas de la ciudad, con los resultados de la evaluación podemos darnos cuenta que la proporción de estilos escasamente llega a dos jardines por modelo de banca. Lo anterior demuestra la falta de consistencia en la imagen urbana de estos espacios públicos y por lo tanto, la necesidad de definir, o incluso regular para las futuras intervenciones y/o los nuevos desarrollos urbanos, un estilo (o dos) por cada zona de la ciudad, que reúna las mejores condiciones de calidad, estética y ergonomía. 
Si existe un buen diseño de mobiliario y en buen estado de conservación, se contribuirá a proporcionar el medio adecuado para la convivencia humana que por ende se verá beneficiada por la dinámica que este espacio genera.  
Y tú, ¿Crees que tienes un buen lugar para sentarte en tu barrio? ¿De qué manera favorece a la interrelación entre tus vecinos?, ¿Cómo puedes contribuir al cuidado y conservación de este mobiliario urbano?
Gehl Jan. “La humanización del espacio urbano: la vida social entre los edificios” Ed. Reverté, Barcelona 2006.

1 comentario:

  1. Me parece interesante el trabajo que se ha hecho con la bancas, además de ser útil; considero que con el diagnostico ademas de identificar los tipos de bancas que existen y sus caracteristicas puede ayudar a dar un mayor sentido de apropiación de los espacios públicos a través de una diferenciación entre cada uno pero al mismo tiempo caracterizar a una zona, como el centro con un solo diseño de bancas que se adecue al contexto y otro tipo de mobiliario en la zona norte, esto solo por dar un ejemplo.

    Seria bueno que las especificaciones para colocar o no un mobiliario urbano como la bancas se establezca en algún reglamento con lienamientos especificos.

    ResponderEliminar