jueves, 26 de enero de 2012

¿Ciudades que discriminan?




Por Rafael Verduzco
Fundador de Pedaleale Colima
Artículo original publicado en *Movilidad en Colima

En nuestras ciudades encontramos que las formas de movilidad son limitadas en diversidad, articulación e integración. Por lo tanto, en la mayoría de los casos la elección del modo no se debe a las características del viaje a efectuar. Si no que responde a condiciones físicas de infraestructura, pero sobre todo a un factor aún más interesante y preponderante: a las condiciones socioeconómicas de los usuarios.
Los modos de transporte que predominan en nuestras ciudades se reducen a cuatro o cinco. En orden de jerarquía operacional encontramos en la parte más baja a las formas no motorizadas, peatonal y ciclista. Luego viene el transporte público individual y masivo o lo que se traduce a taxis y camiones. Para finalizar la pirámide, en el peldaño más alto encontramos el vehículo particular. Ahora bien, después de conocer las formas de movilidad más representativas proponemos la siguiente reflexión: ¿Cuáles son las formas de movilidad que representan mayor incomodidad, ineficiencia y riesgo sobre todo?
Pues curiosamente el orden de jerarquía operacional que se acaba de mencionar corresponde de manera inversa a las condiciones de mayor desventaja en calidad, infraestructura e inversión. Es decir, al mismo tiempo que las formas no motorizadas operan en la jerarquía preferencial más baja en las calles, son las que menos atención reciben. El fenómeno continúa de manera inversamente proporcional en los otros modos, hasta llegar al vehículo particular, donde sucede totalmente lo contrario al ejemplo de los desplazamientos no motorizados.



Sin embargo, por momentos pareciera que todos nos olvidamos de la esencia de la ciudad y el transporte. De nada vale hablar de transportes y formas de movilidad como si fueran entes independientes si no se piensa en los humanos. Ya que la movilidad es el resultado de la necesidad de desplazamiento de las personas.
En la cotidianidad, y confirmándolo así  los estudios de movilidad, se observa una relación generalizada entre los modos de transporte y las diferentes clases socioeconómicas. Observamos que los modos de transporte posicionados en la escala baja de la pirámide operacional corresponden a las clases socioeconómicas bajas. Al mismo tiempo que estos modos son los que representan mayor riesgo, ineficiencia e incomodidad.
Al final, con la dinámica existente tenemos la mezcla perfecta para una estructura social que discrimina. Encontrando desigualdad, injusticia social, espiral económica negativa, desarrollo social en reversa y polarización social. En otras palabras. Los estratos sociales más vulnerables por sus diversas condiciones como es edad, ya sea niños o ancianos, género, posición económica, discapacitados, etc., son los que día a día viven en mayor riesgo y menores oportunidades.
Pero dejemos el análisis y retórica de lado para mirar en las calles, donde veremos lo que aquí trato de decir. Ancianos desvalidos, clase trabajadora, amas de casa, trabajadores de la construcción son los que terminan desplazándose a píe o en bicicleta, y tristemente porque muchas veces no pueden acceder ni al transporte público. Desafortunadamente ellos son los que tienen más probabilidades de ser protagonistas de una nota fatal por accidente en las calles, que luego veremos en los periódicos sin pensar que ellos también fueron padres, madres, hijos, hermanos.
Y luego nos preguntamos, ¿Dónde están las instituciones?¿Dónde están los departamentos, direcciones y secretarías sociales?¿A dónde van las inversiones?¿Más para los menos? El problema de la movilidad no es sencillo, no es únicamente técnico, es social, es ciudadano. La ciudad termina por ser el reflejo del sistema de gobierno y a su vez de la población. ¿Tú qué haces para cambiarlo?


* Movilidad en Colima fue creado como un espacio de información con el fin de compartir y conocer experiencias de todo tipo sobre la Movilidad en Colima. La idea es que este abierto a la participación de ciudadanos, funcionarios públicos, visitantes, automovilistas, ciclistas urbanos, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario