jueves, 22 de diciembre de 2011

Valorar los guardianes naturales de nuestra ciudad

Por Ing. J. Jesús Ríos Aguilar


El hecho que el lugar donde vivimos cuente con condiciones naturales inmejorables, es una gran justificación para agradecer el poder contar con elementos necesarios para facilitar nuestro desarrollo personal. Es por naturaleza humana que las cosas que no nos cuestan resultan ser aquellas que luego no cuidamos, por lo que es muy fácil perderlas.

En nuestra ciudad, hemos descuidado a aquellos factores frágiles que componen nuestro entorno. Y que para nuestro caso muy particular, cito dos de ellos: el paso de ríos y arroyos por nuestra zona urbana y las grandes cordilleras y montañas que rodean a la zona metropolitana de Colima-Villa de Álvarez. 
Los ríos y arroyos son elementos de gran importancia ambiental y paisajista que enriquece el entorno urbano, y que prácticamente desde el origen de la ciudad se les ha dado la espalda, tal como se puede observar en las zonas céntricas de Colima y Villa de Álvarez, situación que se empieza a revertir en los desarrollos urbanos recientes, donde los nuevos pobladores de los mismos han encontrado las ventajas de contar con estos espacios libres de construcciones y disponibles para el uso y goce de todos.

Y en el segundo caso, se puede observar cómo hemos ido perdiendo poco a poco como referencia paisajística nuestras grandes bellezas naturales, como la vista de los grandes volcanes (los más altos del Pacífico mexicano) y olvidando el valor ambiental que nos producen; el Cerro Grande, nuestra gran esponja natural de la cual dependemos para el abasto de agua para la ciudad; los cerros de La Salada, o el de La Cumbre, que de alguna manera disminuyen los efectos de los grandes vientos de los ciclones para que no lleguen con la fuerza que tienen en mar abierto. 
Nuestra percepción del paisaje ha cambiado de lo natural a lo comercial, debido a la presión comercial de exponer a los consumidores productos y servicios a través de grandes espectaculares, que favorecen comercialmente a los particulares, a costa de perder estos grandes valores intangibles que nos dan una gran identidad a la ciudad, tal como sucede en  Monterrey en nuestro país, y a Río de Janeiro en Brasil, pues en ambos casos lo que se nos vino a la mente es el Cerro de la Silla en la primera ciudad y el Pan de Azúcar  o el Corcovado para la segunda.
Y así podemos seguir describiendo los grandes valores paisajísticos, ambientales y culturales, entre otros valores, que tenemos en Colima, y que desafortunadamente a algunos cuesta trabajo entender y aceptar cómo esta riqueza es para hacer grande a esta ciudad, lo que a su vez nos hace grande a todos los que la habitamos.
Con asombro observamos a través de las grandes cadenas televisivas cómo en otros lugares del mundo se presentan fenómenos naturales, sequías, tormentas invernales, terremotos, además de fenómenos antropogénicos que ponen a prueba al ser humano, y que a pesar de ello, sus habitantes han construido un gran entorno urbano que habla bien del orden y respeto que tienen esos pueblos por los elementos a su disposición que les ha permitido generar las condiciones necesarias para poder superar los escollos y poder desarrollar grandes ciudades. 
Y para esta parte del mundo, es una fortuna, que propios y extraños reconozcamos las grandes bondades naturales de nuestra ciudad, bondades que debemos apreciar para evitar el riesgo de perderlas.
El paisaje de los volcanes visto desde el tercer anillo periférico, o desde el Instituto Tecnológico de Colima es muy hermoso, a ti, ¿Qué punto de la ciudad es tu favorito para apreciar nuestros bellos paisajes? Compártenos tu opinión.

8 comentarios:

  1. A mi en lo particular me gusta mucho una parte en la comunidad de Joyitas en la que se logra apreciar la Ciudad, tanto de día como de noche.

    ResponderEliminar
  2. Hola Gaby! a mi también me gusta mirar la ciudad desde Joyitas :)
    pero cuéntame, qué paisaje natural, montes, cordilleras, volcanes, te gusta apreciar desde nuestra ciudad?
    Feliz navidad! un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo principal, los volcanes!! Hay épocas del año en las que se pueden apreciar mejor, porque la luz del sol les da un filito bonito, también los cerros de la carretera Colima-Manzanillo son apreciables, hasta se relaja uno cuando viaja! :D También te deseo Feliz Navidad y todo lo mejor en este próximo año!

    ResponderEliminar
  4. Si! a mi me gusta ver los volcanes desde la av. Benito Juárez en invierno cuando tienen nieve!!

    ResponderEliminar
  5. La azotea del estacionamento Constitucion (plaza los Arcos) ofrece una vista a 360 grados de los relieves que nos rodean claro, pero tambien de lo frondoso que es la ciudad.
    Aprovecho para felicitarles y agradecerles por ofrecer este espacio de expresion a la gente que radica en Colima. Arriba Imagina Colima!

    ResponderEliminar
  6. A mi me encanta la vista privilegiada que hay a la salida de mi colonia Prados del Sur, porque se conjuga la avenida con un empedrado espectacular, a meda altura un montón de palmeras, y de fondo los volcanes resguardando la ciudad.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho la vista que ahí en tiempo de primavera en toda la ciudad por que los arboles se pintan de amarillo, un gran contraste que ofrece el verde de los camellones llenos de hojas amarillas y un cielo azul espectacular. También la vista que se tiene de la Ciudad de Colima y de Piscila desde la cumbre tanto en la noche como en el día.

    ResponderEliminar