lunes, 17 de octubre de 2011

Un jardín para los cinco sentidos… y para todos

Por Urb. Breanne Harder
breanne.harder@ipco.gob.mx

Imagínate por un minutito, entrando a un jardín mágico donde puedes tocar plantas nativas y oler el perfume de rosas. Que cuando te sientes, puedas oír el fluir del agua, ver mariposas en vuelo y probar una frambuesa madura. Hay bancos, sillas y mesas para conversar con amigos o sólo pensar, flores y vegetación rodeando esculturas y pinturas. ¿Qué tranquilidad, no?

Continúa imaginando tu jardín mágico. A la derecha, tu abuela sentada, viendo las aves o tu vecino, quien es ciego, leyendo señalización informativa sobre las plantas en braille. A la izquierda, un paciente del hospital completando sesiones de fisioterapia y más lejos hay algunos amigos comiendo helados.

Claro, este jardín no es mágico en realidad, pero jardines similares ya existen. Jardines sensoriales se diseñan para estimular tus cinco sentidos y para ser accesible para todos. Con diseño universal, personas con y sin discapacidades pueden disfrutar la naturaleza juntos. La integración, la no segregación es un aspecto crucial en los jardines sensoriales.


Jardín Sensorial en Parque Ryokuchi, Osaka, Japón

El foco de los cinco sentidos es crucial también, porque este aumenta la experiencia para todos los usuarios. Hay elementos que estimulan más de un sentido. Por ejemplo, plantas con perfume, colores vibrantes y calidades táctiles estimulan tres sentidos. Con el viento, se utilizan cuatro sentidos y finalmente con el uso de una planta comestible, se pueden estimular todos los sentidos. Jardines sensoriales están diseñados para ser lugares pacíficos, y muchas veces son creados para ser lugares de reflexión y rehabilitación.

Uno de los ejemplos más famosos de jardines sensoriales está en Osaka, Japón y se llama El Jardín del Hospital de Kansai Rosai. Rehabilitación con la ayuda de la naturaleza es la meta del jardín.


Se construyó en 2004 y tiene un área de 5.000 metros cuadrados. El jardín es abierto al público en general además de pacientes y personal del hospital. Nueve secciones diferentes incluyen: un jardín de las cuatro estaciones, un jardín de memoria y una sección de los árboles más famosos en Japón: los árboles de cerezas. Hay áreas para relajar, pensar, jugar, recordar, rehabilitar, conversar y disfrutar.

Elementos de diseño universal incluyen rampas para usuarios de sillas de ruedas, señales que indican las distancias para caminar por el parque y el gradiente de senderos. Camas de flores están elevadas para que niños y usuarios de sillas de ruedas puedan tocar, oler las flores y plantas fácilmente. Hay cuarenta voluntarios que plantan flores, limpian los senderos y guían visitantes cada semana. Es una maravilla de integración, diseño universal y naturaleza.




El Jardín tiene rampas con gradientes diferentes para sesiones de fisioterapia.



Camas de flores elevadas para personas con sillas de ruedas.

¿Y en Colima? Aunque no tenemos un jardín sensorial, hay una iniciativa en Colima relacionada con el arte táctil. Adriana Chamery García está trabajando con la Asociación de Ciegos Colimenses A.C. en un proyecto de pintura para invidentes en Colima. El proyecto está subsidiado por la Secretaría de Cultura en un programa de Becas para Jóvenes Creadores del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes (FECA) 2011. El proyecto inició en febrero de este año y terminará en febrero 2012 e incluye una exposición de las pinturas.


Para Adriana, “La importancia [del Proyecto] reside en que aunque se tenga cualquier impedimento físico, en este caso discapacidad visual, no debe ser motivo, ni razón para la exclusión de la apreciación estética como de una formación artística en ningún área de las bellas artes. Debido a que la belleza no es un concepto visual es una abstracción conceptual, que nos remite a la esencia de la belleza y puede percibirse a través de todos los sentidos y no únicamente de lo visual”.


Inclusión e interacción social son elementos importantes en cualquier ciudad y en Colima, no hay excepción. El corazón de la ciudad está concentrado en espacios públicos y cada colimense tiene el derecho a ser parte de la vida ciudadana. Espacios públicos como jardines sensoriales crean lugares para sentir la naturaleza y para disfrutar la belleza de la ciudad. La provisión de elementos para todos los sentidos crea oportunidades para aumentar la experiencia y con diseño universal, un espacio para todos poder disfrutar de tantas maneras como sea posible.

¿Quisieras un jardín sensorial en Colima? ¿Dónde se podrían colocar jardines sensoriales en Colima?

1 comentario:

  1. Actualmente en el Museo de Arte Contemporáneo Jorge Chávez Carrillo se encuentra la exposición "Pintar, pensando sin ver: producción plástica para invidentes" de Adriana García Chamery,
    La Asociación de Ciegos Colimenses visitó el museo el pasado 03 de marzo, los invidentes pudieron percibir y apreciar la obra con el sentido del tacto.
    Imagina Colima Incluyente, también en la apreciación del arte.

    ResponderEliminar