martes, 12 de julio de 2011

Un Auto Más cada 80 Minutos en Colima-Villa de Álvarez

Escrito por Arq. Nacho Barajas

¿Has experimentado molestias al circular a vuelta de rueda en tu vehículo? o ¿Te has quejado recientemente al no lograr pasar el semáforo en un segundo intento?; Si tu respuesta es afirmativa, seguramente has padecido un congestionamiento vehicular.

Los síntomas de este padecimiento son evidentes, la cantidad de autos que circulan por las arterias viales de nuestra ciudad están generando una especie de “colesterol” que afecta su aparato circulatorio, por lo que las probabilidades de sufrir un evento cardiovascular en el futuro son altas.

El diagnóstico no es nada alentador y aunque la ciudad no manifiesta los niveles de congestión de las grandes urbes, ya se perciben las molestias que ocasiona este fenómeno.
La congestión se entiende como un exceso de vehículos en una vía, que trae como consecuencia que estos avancen de forma lenta e irregular en comparación a las condiciones normales de operación.

Durante décadas las acciones urbanas han propiciado y favorecido el uso del automóvil, poco a poco pero de manera constante, éste le ha exigido a la ciudad más espacio y la ciudad ha consentido sus solicitudes, construyendo libramientos, vialidades periféricas, pasos a desnivel o incrementando la capacidad de las arterias existentes.

Hoy en día, resolver o moderar la congestión vehicular se ha convertido en una de la principales preocupaciones de la autoridad, los responsables de la movilidad urbana tienen una sola misión (casi imposible) provocar que el tránsito fluya, cuanto más mejor.


Un Chilango puede perder hasta 5 años de su vida en el tráfico 

Las demoras generadas por el congestionamiento son la principal molestia que experimentamos como usuarios del automóvil, dado que nuestro tiempo es un recurso invaluable y finito. En este sentido algunas publicaciones han afirmado que en ciudades como Los Ángeles y Atlanta los automovilistas pueden gastar hasta 55 horas del año en atascos de tránsito y/o que actualmente una persona que vive en la Ciudad de México puede perder en promedio hasta cinco años de su vida en el tráfico.

No obstante, es común que el usuario del vehículo solo perciba una parte de esta película, ya que es evidente el efecto que la congestión causa sobre su viaje, pero generalmente no visualiza el efecto que causa su viaje sobre la congestión, es decir, no percibimos cuánto aportamos nosotros a la congestión cuando utilizamos el automóvil.


En Colima-Villa de Álvarez: 66,324 vehículos más en 10 años

Cada vehículo adicional influye en el viaje de todos los demás que ocupan la vía, pero no tomamos esto en cuenta al momento de entrar a la vía. Para dimensionar este fenómeno, consideremos lo siguiente:

Según las estadísticas emitidas por la Dirección de Transporte, la flota vehicular registrada en el año 2000 para los municipios de Colima y Villa de Álvarez fue de 43,570 vehículos (33,280 y 10,290 respectivamente), mientras que en el 2010, el número de autos registrados ascendió a 109,894 (72,721 en Colima y 37,173 en Villa de Álvarez), manifestando un incremento de 66,324 vehículos en tan solo diez años. Lo anterior, representa un incremento vehicular promedio del 15% anual, esto sin considerar los autos que circulan por la ciudad registrados en otros municipios, estados o con placas de la unión americana.

Si este porcentaje no te dice mucho, considera lo siguiente:

A partir del año 2000, las calles de la zona conurbada recibieron en promedio 6,632 vehículos más cada año, es decir, 18 vehículos más cada día ó un vehículo más cada 80 minutos, lo que superó incluso el crecimiento poblacional de ambos municipios en la misma década, al registrar en promedio un habitante mas cada 94 minutos.

Otra referencia del incremento vehicular es, que con el total de automóviles registrados en 2010 (109,894) y considerando las dimensiones de un cajón de estacionamiento tipo (cinco metros), sería posible construir una fila única de la Ciudad de Colima hasta la Ciudad de Querétaro, alcanzando una distancia equivalente a 550 kilómetros aproximadamente.





Como podemos observar, los propietarios o poseedores de vehículos aportamos día con día nuestro granito de arena a la congestión, fenómeno que contradictoriamente pretende ser solucionado con más espacios para conductores, lo que indiscutiblemente estimula el uso indiscriminado del automóvil.

Dada la tendencia, en breve será necesario tomar decisiones drásticas para mitigar este fenómeno, pues de lo contrario, nuestras calles seguirán captando el incremento vehicular hasta saturarse.

Recordemos que las ciudades que han puesto interés en los peatones, los ciclistas o los usuarios de transporte público sobre los intereses de los conductores, son casi siempre, mejores lugares para vivir.

El espacio público es un bien común y todos contribuimos con nuestros impuestos a su construcción, conservación y/o mantenimiento, por lo tanto, te invito a que reflexiones con las siguientes preguntas:

¿Crees que es responsabilidad de todos los contribuyentes proveer espacios para la gente que ha elegido poseer y usar un auto?;

¿Consideras que ocupar el espacio público con vehículos debería de tener un costo?;

Tú, ¿qué piensas?... Me interesa tu opinión.


6 comentarios:

  1. Es evidente que el automóvil tiene que desaparecer y no es cuestión de que el gobierno cobre más impuestos.... No es pedo del gobierno, es pedo de la conciencia de las personas.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. por una parte tienes razon pero por otra el gobierno tiene tambien parte de la culpa puesto que le dan preferencia al vehiculo antes que al peaton,,, y este se ve en los ensanchamientos de calles y a venidas y reduccion de espacios peatonales, si en lugar de agrandar avenidas las disminuyeran y se optara por ciclovias o andadores para peatones seria mejor y mas desesperante para el automovilista, orillandolo a tomar otras alternativas..

    ResponderEliminar
  4. Hace aproximadamente 7años intente ingresar a la maestria en urbanismo en la flamante UdeC y el tema que proponia para desarrollar palabras mas palabras menos era un estudio del sistema colectivo de transporte en la zona conurbada Colima Villa de Alvarez para mejorar su funcionamiento... Hace 7 años esto se veia venir, de ahi el interes por ordenar ese sector, que ayudaría en gran medida a solucionar el tema que tocas... Pero como no era ni importante ni de interes (digo no le hacias la tarea a ninguno de los maestritos para su doctorado...perdon ya exhibi a algunos..) no aceptaron el tema... Tan necesario hace 7años como tan urgente ahora... Ojalá se tomará en serio este tema que ayudaría, creo yo, en gran medida a aminorar el flujo vehicular en nuestras calles... Chequense este dato en el mismo sitio (sevilla y constitución a las 2pm) dia viernes con congestionamiento vehicular y domingo sin vehículos 2¤C de diferencia... El smog empieza a ser factor... Seria bueno tomar en cuenta este detallito o nos esperamos otros 10 años para que se nos convierta en urgente... Digo como buenos mexicanos que somos... Saludos JC Cadena

    ResponderEliminar
  5. El poder de uno es grande!! Todos tenemos que aportar, es cuestión de cultura y visión del futuro que queremos en nuestra ciudad, nuestro estado, nuestro mundo. Necesitamos transportes alternativos y disminuir la emisión de carbono a la atmósfera. Bien por hacer nuestro mayor esfuerzo. Yo prefiero "caminar" que "vehícular".

    ResponderEliminar
  6. Francisco Mares Bañuelos22 de julio de 2011, 09:40

    Mientras no existan alternativas de calidad para el transporte público, éste no va a sustituir al automóvil. Suma a éste desinterés gubernamental por promover la recuperación del espacio público, el incentivo en la compra de automóviles que se tendrá el próximo año, cuando se deje de pagar la tenencia. Coincido plenamente, es la movilización social lo que puede detonar la solución del problema. Mientras, estudios como el tuyo, aclaran e identifican posibles estrategias. Saludos Nacho !

    ResponderEliminar