viernes, 5 de agosto de 2011

El Ferrocarril: la frontera física y social al sur de la ciudad de Colima

La ciudad es un espacio colectivo culturalmente rico y diversificado que pertenece a todos sus habitantes.
- ONU-Hábitat, 2004

Por Arq. Ivonne Gariel
ivonne.gariel@ipco.gob.mx

En marzo de 1892 se inauguró el tren urbano en la ciudad de Colima, este tramo perteneciente al ferrocarril de comunicación comercial y de pasajeros entre el puerto de Manzanillo y la Cd. De México; símbolo de progreso y un significativo avance económico para el estado, y en particular para la ciudad de Colima. Hoy en día, esta infraestructura ha tomado otro significado, y ha logrado crear con el paso de los años, una barrera casi impenetrable que divide a la ciudad de Colima.

De viaje por el antiguo Colima (ejercicio de imaginación).

Retrocedamos en el tiempo, a los primeros años del siglo XX… El ferrocarril se encuentra ubicado justamente al sur del centro de la ciudad, más allá de la mancha urbana, atravesando la Av. 20 de Noviembre en un espacio alejado, entre la pradera, limitado por el Río Colima y el Río Manrique, donde se encuentran unas bodegas de arroz, la industria de limón y los talleres y bodegas del ferrocarril. Hay mucha gente caminando por ahí, trabajando y conviviendo.


Primer Tren llegando a Colima.

En ese lugar está la estación Colima, de arquitectura única en la ciudad hecha de mampostería de piedra y teja, es un edificio de 2 pisos, que se utiliza en planta baja como estación, con su taquilla, sala de espera y restaurante, y en la planta alta hay un hotel para los pasajeros que esperan abordar su tren.

Junto a la estación está el jardín botánico (que posteriormente se conocerá como Parque Hidalgo), donde hay una gran variedad de plantas de muchas especies. Este es un lugar de encuentro para las familias, en donde los habitantes se reúnen en torno a la estación y las vías para ver el magnífico espectáculo que trae consigo el paso del tren. Los niños disfrutan el espacio, utilizan los juegos, pero sobretodo esperan el momento de subirse a la gran máquina y viajar en sus vagones, gozando de las comodidades pero sobretodo del paisaje que solamente este medio de transporte puede brindar. Y al final de todo un destino majestuoso: la playa hacia el sur o la ciudad de Guadalajara hacia el norte.

El ferrocarril de Colima en la actualidad ¿un verdadero motivo para la fractura de la ciudad?
La situación vivida a principios del siglo XX en la zona del ferrocarril era un bello cuadro social, la gente reunida, los niños jugando, el viento soplando entre los árboles, y a lo lejos el silbido del tren que indicaba su llegada. Hoy en día esto ya no sucede debido a muchos factores (que podrían ser retomados en otro blog). En cambio actualmente cuando pensamos en el ferrocarril imaginamos un cinturón en la ciudad lleno de delincuentes, con lugares abandonados, en general un “lugar feo”. Ideales van y vienen pero nada justifica dividir una ciudad completa por el intento de dejar atrás “lo antiguo”, olvidándonos de nuestra historia y enfocando los reflectores hacia el norte y dejando al resto (ciudad y ciudadanos) en la penumbra.

¿Cuantos de nosotros hemos traspasado o siquiera nos hemos acercado a esa barrera que es el ferrocarril, para tener argumentos con los cuales calificar la zona?

Debido al estigma social que en general los habitantes le han otorgado a la zona del ferrocarril (y me refiero incluso a la propia reputación que algunos grupos de esas colonias han creado), se ha generado una división en la que nos referimos a dos Colimas distintos, mejor conocidos como “El Norte” y “Por las vías”, en donde “los de las vías” son mal vistos por la gente del norte, y la gente “del norte” no puede entrar por las vías, porque en su pensamiento, no saldrían vivos de ahí.


Asentamientos irregulares, zonas descuidadas, senderos informales.

El punto principal es que si vivimos en una misma ciudad, ¿por qué no podemos disfrutar al cien por ciento de ella todos los que la habitamos? ¿Por qué no podemos compartir los espacios y mostrarle a los demás el orgullo que sentimos por nuestra colonia o barrio? Existen muchas áreas a lo largo de las vías del tren, que con un poco de trabajo, pero sobretodo con un mucho compromiso social se podrían generar espacios muy agradables de encuentro para toda la ciudad. Hay muchos espacios aprovechables en los laterales del ferrocarril que podrían ser utilizadas como equipamiento no solo para los 39 mil 485 habitantes de las colonias colindantes, sino para toda la ciudadanía, en donde retomemos el intercambio de experiencias y en donde nos demos la oportunidad de conocer toda nuestra ciudad.

En una encuesta realizada a los habitantes de las colonias que tienen influencia del ferrocarril, hecha por el IPCo en 2010, el 40.3% de los habitantes dijeron que la seguridad en la zona de las vías mejoraría si hubiera una adecuada iluminación. El 53.6% mencionaron que usarían el área si se generaran zonas peatonales (conexiones y caminos) y el 49% lo usarían si hubiera jardines o parques en los laterales de las vías que de cualquier manera son utilizadas (al menos para atravesarlas) por el 10.5% de los habitantes de Colima, ¿por qué no ofrecer espacios seguros y agradables?


Áreas utilizables en los laterales del ferrocarril.

Si bien es cierto que el ten ya no es lo mismo que hace 100 años, no tiene porque ser nuestro enemigo, en su época de apogeo trajo beneficios y mejoras, e incluso convirtió a Colima en una ciudad de gran importancia por el hecho de tener esta infraestructura en torno a ella. Sería deseable que todos giremos nuestras miradas hacia el sur y descubramos el gran potencial que tienen nuestra ciudad, integrando a los colimenses que viven “por las vías” para que de esta manera logremos crear nuevamente una Colima unida y que muestre al mundo el gran orgullo que tenemos de ella.

Caminando por las vías.

5 comentarios:

  1. El fenómeno de "las vias" se agrava cada vez más por el desproporcionado e irresponsable crecimiento de la ciudad hacia el norte que ni la SEDUR ni los ayuntamientos han tenido los pantalones de regular, por no entrar en conflicto con los "personajes" dueños de los terrenos beneficiados. Un claro ejemplo es la avenida rumbo a "altozano", la cual considero una burla para todos los habitantes del sur de la ciudad, a los que cada día más se les condena al abandono. Tal parece que entre más lejos los tengan mejor, ni quien se acuerde de ellos.

    ResponderEliminar
  2. Primero que mejoren las condiciones de alumbrado en las vías, y luego con la seguridad por que NO ES UN MITO que las colonias pegadas a las vías son nido de cholos y ratas(disculpen la expresión). Coincido plenamente con Javier De la Mora, existe un crecimiento desmesurado en el norte un olvido en la gente del sur. El ayuntamiento fue el causante de ese problema deberían de tuitear menos y trabajar un poquito. más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo es un fenomeno local sino mundial el hecho de que al rededor de las vias y estaciones del tren se encuentren los lugares mas marginados de las ciudades pues nadie quiere vivir pegado y o mas bien todos queremos vivir lo mas alejado del ruidoso y crepitante paso de locomotoras y mas a un en su mejor epoca en que el auge de comercio de pasaje era la contante lo que atraia a un comercio y pasaje alterno, como polizone que de de paso mas de alguno hizo parada en colima y la uso como residencia temporal o permanente, logicamente buscando refugio en las inmediaciones haciendo refujios teporales con lo que encontraban a las orillas de las vias, que a decir se encuentra mucho material tanto nuevo como de desecho de la misma industria ferroviaria facilitando la colonizacion y el crecimiento de la mancha urbana de forma desorganizada aunado a una importante fuente de trabajo e ingreso pues en las inmediaciones de las vias se intalaron patiosy bodegas de almacenamiento, industria y corrales para ganado proporcionando una captacion de mano de obra barata, y que logicamente los trabajadores provenientes de los extractos mas humildes que comenzaron a mudarse a la zona para dejar su huella permanete en lo que hoy se conoce como Quinta el Tivoli que es otra pero parte pero a la vez parte de la misma historia

      Eliminar
    2. No solo es un fenomeno local sino mundial el hecho de que al rededor de las vias y estaciones del tren se encuentren los lugares mas marginados de las ciudades pues nadie quiere vivir pegado y o mas bien todos queremos vivir lo mas alejado del ruidoso y crepitante paso de locomotoras y mas a un en su mejor epoca en que el auge de comercio de pasaje era la contante lo que atraia a un comercio y pasaje alterno, como polizone que de de paso mas de alguno hizo parada en colima y la uso como residencia temporal o permanente, logicamente buscando refugio en las inmediaciones haciendo refujios teporales con lo que encontraban a las orillas de las vias, que a decir se encuentra mucho material tanto nuevo como de desecho de la misma industria ferroviaria facilitando la colonizacion y el crecimiento de la mancha urbana de forma desorganizada aunado a una importante fuente de trabajo e ingreso pues en las inmediaciones de las vias se intalaron patiosy bodegas de almacenamiento, industria y corrales para ganado proporcionando una captacion de mano de obra barata, y que logicamente los trabajadores provenientes de los extractos mas humildes que comenzaron a mudarse a la zona para dejar su huella permanete en lo que hoy se conoce como Quinta el Tivoli que es otra pero parte pero a la vez parte de la misma historia

      Eliminar
  3. sabe alguien que locomotora fué la primera que llego a Colima??????

    ResponderEliminar