jueves, 16 de junio de 2011

Reciclaje Urbano

Escrito por Arq. Marcelino Vázquez

¿Qué sucede con un edificio cuando llega al fin de su su vida funcional? ¿Qué pasa con un espacio que es abandonado porque su uso es obsoleto? ¡¿Qué sucede con los edificios abandonados?!

Durante el proceso de creación de un edificio se estudia cómo sería el edificio cuando esté en funcionamiento y pocas veces pensamos en su adaptabilidad ante nuevos usos, quedando entonces edificios especializados incapaces de adaptarse a los nuevos usos; edificios abandonados aún con una larga vida estructural, ocupando espacios que demanda la ciudadanía.

Al pasar por las calles de nuestra ciudad y de muchas otras seguramente, más de alguna vez hemos topado con enormes estructuras abandonados, edificios que fueron habitados en algún tiempo pero que ahora, han sido desocupados porque su uso ya no es rentable, porque la empresa se ha ido o las actividades que sucedían al interior se han terminado. Espacios que ahora son sólo nido de pestes, receptores de basura y puntos percibidos como inseguros, naves industriales, bodegas de almacenamiento, edificios departamentales y de oficinas, plazas y locales comerciales, grandes casas antiguas, entre una larga lista de espacios que a pesar de estar deshabitados, continúan formando parte de nuestra ciudad.

Como ciudadanos todos hemos sido afectados por la casa abandonada de la esquina o por los malos olores del edificio abandonado, por su decadente imagen, por la basura que en él se acumula y la percepción de inseguridad que genera. Todos ellos sin duda costos urbanos, sociales, económicos y turísticos que todos pagamos.

Antes de seguir pensando en expandir la traza urbana, es necesario pensar en todos los espacios libres que han quedado al interior y re-imagina qué hacer con todos ellos, esto sin duda forma parte del trabajo de consolidar nuestra ciudad. Más aun cuando vamos al centro de nuestra ciudad y nos damos cuenta que un alto porcentaje de las fincas que existen están abandonadas y en condiciones lamentables, aunado al número de predios que están baldíos. Todos ellos son espacios vacíos, esperando por ser ocupados.

Y si comenzamos a hacer memoria recordaremos una casa, una bodega, una nave industrial que está ahí sin ser nada, sin ofrece nada, inmersa en un contexto urbano que demanda espacios y actividades.

¿Será que faltan ideas para hacer algo con estos espacios?

En muchas países con una gran cultura urbana y arquitectónica como: España, Finlandia, Francia, etc., se han realizado proyectos para recuperar y re-utilizar espacios, y ahora fábricas, naves industriales, bodegas de almacenamiento, edificios departamentales y fincas antiguas, se han convertido en restaurantes, comercios, oficinas y viviendas, siempre proponiendo nuevos usos para edificios que no fueron creados para ello, sin embargo resultando proyectos innovadores y atractivos, que respetan el valor que tiene el edificio arquitectónico y brindando servicios que demanda la comunidad. Si bien, muchos de estos países han implementado dichas políticas para re-utilizar el espacio interior desocupado y re-densificar las zonas centrales debido a crisis financieras que han impactado a la industria de la construcción, impidiendo seguir incrementando nuevas zonas a la ciudad y viendo en los espacios desocupados un potencial para desarrollar; son claros ejemplos de lo que podemos hacer y de lo que puede pasar si no comenzamos a ocuparnos de las zonas vacías.

Edificios con valor histórico han sido intervenidos, conservando su valor pero ofreciendo nuevos usos atractivos y útiles para los usuarios; naves industriales que existen cerca de zonas habitacionales se han aprovechado para crear espacios comunitarios, educativos y culturales; En Nueva York, una línea elevada de trenes de cargas que durante muchos años había estado abandonada e inmersa en la ciudad, se ha transforma en un gran andador verde lineal, que aloja una infinidad de usos y actividades, reutilizando una estructura que ya había quedado abandonada.
Incluso existen organizaciones y colectivos como Recetas Urbanas, que trabajan en este tipo de labores, mostrando ejemplos de espacios industriales que se pueden reciclar como oficinas y equipamientos comunitarios; brindando metodologías sobre cómo reutilizar el espacio y hasta creando procedimientos o “recetas” que indican paso por paso cómo intervenir espacios específicos que han sido abandonados.

El IPCo está llevando procesos participativos para re-imaginar el centro de la ciudad y dentro de ellas está: “Yo quisiera” en el que los ciudadanos identifican fincas abandonadas e imaginan qué podría ser el lugar como un espacio atractivo para el futuro, esta información alimentará el Plan de Manejo para el Centro Histórico. Éste seguramente es un primer paso para identificar y reutilizar espacios abandonados de nuestra ciudad.
 Seguro tu ya identificaste espacios para re-utilizar ... Imagina!!

Dinos tus ideas, tu opinión nos interesa!

Sitios de interés:



3 comentarios:

  1. Tu muy bien marce,,,yo creo que si seria buena idea que fuesemos mas creativos y reutilizar estos edificios que en colima hay muchisimos, tambien esta el ejemplo del parque fundidora en monterrey.. saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Fernando gracias por tu comentario.
    Así es Parque Fundidora es un claro y buen ejemplo de un espacio abandonado y ahora es un espacio atractivo para la comunidad y orgullo para los mismos ciudadanos. Este proyecto incluso ofrece algo más, pues esta conectado al Paseo Santa Lucía, un cuerpo de agua que conecta varios puntos de la ciudad creando a su paso una variedad de usos y espacios para disfrutar.
    Lo Importante es comenzar a hacer conciencia de estos espacios y ver en ellos un potencial por desarrollar.

    ResponderEliminar
  3. El reciclaje de inmuebles que tienen un nivel de obsolescencia que ya no responde a las necesidades actuales de los pobladores solo se puede dar, a través de políticas públicas que induzcan dicho proceso, ¿cómo? Un primer paso es comenzando por limitar el crecimiento de la mancha urbana (generación de suelo urbano) y segundo dando incentivos o castigando a los propietarios que juegan con la especulación, para que los desarrolladores inmobiliarios y todo aquel interesado en innovar regrese la mirada a todos estos predios desaprovechados tanto territorial como económicamente. Eliud :)

    ResponderEliminar