jueves, 7 de abril de 2011

La Marginación y el caso de la Ciudad de Colima

Escrito por Julio César Rodríguez González

En todas las sociedades los individuos se organizan y utilizan los recursos materiales e intelectuales que disponen para producir, con su trabajo, los bienes y servicios que satisfagan las variadas necesidades humanas de alimentación, vestido, vivienda, salud, educación, cultura, comercio, empleo, movilidad, esparcimiento, etc.

Existen diversos medios para acceder a estos satisfactores. El más importante es el ingreso que reciben las personas por su trabajo, cuyo monto depende del valor social de su trabajo medido por su grado de aportación a la generación de la riqueza colectiva. Otra forma de acceso esta determinada por la oferta y calidad de los bienes públicos, es decir, aquellos cuyo disfrute es exógeno o independiente del nivel de ingreso de las personas, como ocurre con algunas escuelas de gobierno, con la diversidad de negocios y el tipo de parques, calles y avenidas en las colonias o la ciudad, la disponibilidad de drenaje, alumbrado y servicio de recolección de basura, etc.

Por lo tanto, de origen, los procesos social y económico suponen un acceso desigual a la riqueza o a los satisfactores generados y la existencia de personas viviendo “al margen” del disfrute de estos beneficios, especialmente aquellos que tienen una baja calificación para el trabajo o se ubican lejos de los centros de población provistos con la mayor y mejor oferta de bienes y servicios urbanos.
Todo esto da lugar al fenómeno de la marginación, situación en la cual determinados individuos o grupos no sólo sufren una separación o aislamiento social y espacial de los beneficios colectivos, sino ademas una condición de inferioridad.

En el ámbito de la vida social, la marginación ocurre cuando ciertos individuos o grupos son apartados porque poseen características diferentes a los del grupo que define la normalidad, porque su comportamiento no se adecua a las normas y valores de la comunidad.

Para algunos, el propio individuo con su conducta de transgresor de las normas es quien se separa. Para otros, la separación no depende de él, sino que es estructural porque se debe a los procesos sociales, económicos y hasta culturales que intervienen, y por tanto es necesaria una estrategia de política pública que combata la marginación.

Existen diversos argumentos para atender a la marginación. Uno es el de la justicia social, asegurar que todos los habitantes tengan las mismas oportunidades de desarrollo, que participen de sus derechos. Otro es el de la potenciación del crecimiento económico, pues la disposición de recursos humanos debidamente capacitados y aprovechados supone un mayor rendimiento en la producción de los bienes y servicios colectivos.

En el ámbito territorial la marginación en forma de segmentación es advertible en las ciudades conforme uno las recorre. Unas zonas concentran los fraccionamientos residenciales, los mejores centros comerciales, el mejor equipamiento urbano y la mayor diversidad de negocios. Otras zonas, concentran los fraccionamientos populares, y adolecen del equipamiento y los servicios urbanos elementales.

En el IPCo nos dimos a la tarea de ubicar en un mapa a las zonas marginadas de la Ciudad de Colima. Lo hicimos a través de la construcción de un índice de marginación por manzanas. Es una medida promedio del nivel y tipo de acceso que tiene la población de estas áreas a la educación, a la salud y a una vivienda digna.

En el mapa, claramente se observa que las zonas marginadas de la ciudad se ubican en las partes sur y oriente, sobre todo en las áreas que se localizan luego de la vía del tren y del libramiento Gudalajara-Manzanillo. Estos elementos juegan un papel de frontera, porque segmentan a la ciudad en dos mundos distintos.

Nota: Utilizamos los datos del Censo de Población y Vivienda elaborado por el INEGI en 2005 y se espera que una vez disponibles a nivel de manzanas los datos del Censo de Población y Vivienda de 2010, los valores de marginación en la ciudad hayan disminuido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario