martes, 25 de enero de 2011

La revitalización del centro histórico de Colima



ESCRITO POR JULIETA CASTAÑEDA
julietacastaneda@ipco.gob.mx

Cuando visitamos por primera vez una ciudad o pueblo, lo primero que solemos recorrer es su Centro Histórico. Este espacio público, sea grande o pequeño, concentra los sentimientos colectivos y la esencia de su pueblo, nos ofrece una referencia precisa de sus circunstancias, su grandeza y su potencial. Es el lugar al que acuden todos, desde el más modesto de los habitantes hasta el más distinguido de los visitantes, y por lo tanto, es importante brindar a través de él nuestra mejor carta de presentación.

Una buena carta de presentación de la ciudad se consigue a través del rescate y la conservación de sus valores patrimoniales, su fisonomía histórica y sus espacios públicos, así como con el orden con que se realicen las acciones que en ellos se llevan a cabo, pues en conjunto crean una imagen, un carácter particular que fomenta la identidad y el arraigo y cariño de los habitantes; además, esta relación entre la población y la fisonomía del lugar crea también una personalidad y una estampa que interesa y atrae al visitante.

En el caso de la ciudad de Colima recientemente se han llevado a cabo las obras de revitalización del Centro Histórico, etapa Calle Degollado, con la finalidad de generar un medio urbano homogéneo y digno que fortalezca la identidad en esta zona de la ciudad. Para el desarrollo de estas obras se han invertido recursos sin precedentes de origen federal, estatal y municipal. La importancia de esta intervención consiste en que se ha definido el modelo de imagen urbana que se deberá continuar en las sucesivas etapas de revitalización del Centro (tipos de pavimento, acabados en fachadas, paleta de colores, mobiliario urbano, nomenclatura de calles, diseño de anuncios, etc.). A través de estas acciones ha sido posible renovar integralmente las redes de agua y drenaje, instalar subterráneamente los sistemas de energía eléctrica, alumbrado público, telefonía, televisión y fibra óptica, así como introducir la red de drenaje pluvial; también se han rehabilitado las fachadas de los inmuebles de propiedad particular, se han renovado y ampliado las aceras, se han construido rampas en los cruces de calles para mejorar la accesibilidad, y se han colocado árboles y bancas en el trayecto del andador generado a lo largo de esta calle. En términos generales, se ha ordenado y regenerado la fisonomía de este espacio público para el aprovechamiento y disfrute de los ciudadanos y visitantes; un paso significativo para mejorar la carta de presentación de nuestra ciudad.


Dada la trascendencia del alcance obtenido, el beneficio otorgado a la ciudadanía, el beneficio adquirido por los particulares, y el esfuerzo de los vecinos que se vieron implicados en este objetivo, merece la pena que contribuyamos a la protección y cuidado de este patrimonio. Si eres residente o comerciante del Centro Histórico, te invitamos a conservar el buen aspecto de la fachada de tu inmueble, mantener aseada tu acera correspondiente y respetar los lineamientos operativos para tu desempeño diario en relación con la vía pública. Si eres un visitante del Centro, te invitamos a hacer buen uso de la infraestructura urbana cuidando de no dañar, maltratar o ensuciar las fachadas, las aceras, el mobiliario urbano, las luminarias o la vegetación, así como a respetar las normas operativas de esta zona en pro de la preservación de nuestro Centro Histórico y la buena convivencia ciudadana. Es un deber y un derecho que nos corresponde a todos, adquirir y transmitir la conciencia del respeto y conservación de este legado que nos pertenece a todos los habitantes de Colima.☺


¡Mantente conectado para un pase de diapositivas de la transformación de la Calle Degollado!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario